Leonard Warenoff, conocido artísticamente como Leonard Warren, fue uno de los mejores barítonos que hemos conocido hasta la fecha. Actuaba con frecuencia en el Metropolitan Opera de Nueva York, hasta que murió sobre el escenario.

El 4 d marzo de 1960, Leonard Warren subió al escenario para interpretar el papel de Don Carlo en La Forza del Destino, de Giuseppe Verdi.

La actuación transcurría sin problemas hasta que en el Acto III de la ópera, cuando Warren cantaba el aria que inicia con las palabras «Morir, tremenada cosa«. Y acto seguido, cayó desplomado. Esas líneas fueron las últimas palabras que Warren diría, o cantaría. Murió en el escenario.

Os dejamos un pequeño fragmento del cantante, en forma de homenaje: